¿Cómo funciona?

¿CÓMO FUNCIONA?

 

 

Cristina ofrece un servicio personalizado de elaboraciones culinarias “a medida” para la preparación de los platos al gusto particular, en la cantidad deseada y teniendo en cuenta las circunstancias de cada comensal.

 

La filosofía del servicio es la del “slow food”: una esmerada atención al comprar y al cocinar. Son preparados basados en la “pirámide alimenticia mediterránea”, ofreciendo una dieta sana y equilibrada.

 

Soluciona el problema de la comida a personas que no saben, no quieren o no pueden cocinar, pero quieren disfrutar de una comida casera a su gusto.

 

La "comida a medida" de Cristina resulta más atractiva que la de las tiendas de comida preparada y más barata que comer a la carta en un restaurante.

 

Se trabaja con raciones personalizadas (fracciones de kilo), dado que cada comensal sabe cuanto quiere comer de cada plato en cada momento. El envasado se realiza en contenedores de un solo uso alimentario y aptos para microondas. Los preparados se sirven congelados.

 

Los pedidos se pueden entregar a domicilio.

 

No hay ningún compromiso ni obligación.